martes, 29 de marzo de 2011

Comprensión Lectora: Inferencias


     Un lector competente es capaz de realizar inferencias en un texto leído. Inferir es leer entre líneas, extraer una información no explícita en el texto, pero que quizá, el escritor o escritora intenta transmitir. Trabajar las inferencias desde muy temprana edad ayuda a los niños y a las niñas a realizarlas en un futuro de forma autónoma. Aunque hay que tener en cuenta que un niño/a que tenga mala comprensión literal, tendrá una mayor dificultad para inferir la información oculta en un texto, por ello es importante no dejar de lado este nivel de comprensión.

     Un lector que infiere es capaz de:
  • Hallar las pistas o claves significativas.
  • Encontrar más de una interpretación o significado en todo aquello que lean.
  • Localizar datos o ideas que el escritor o escritora pretenden transmitir.
  • Utilizar esta estrategia en cualquier texto.
     Las inferencias se pueden trabajar a través de textos escogidos para ello, pero también podemos hacer prácticas exclusivas para que los niños aprendan a buscar las pistas o simplemente a fijarse en estas, para detectarlas.

     Os muestro unas tablas que elaboré para trabajar las inferencias. Podéis adaptar este tipo de tabla según la edad lectora, a textos más simples o más complejos. 

     Esta primera tabla hace referencia a algunos tipos de inferencias que se pueden realizar:

(Hacer clic sobre la tabla para verla mejor)



     Esta es un posible ejercicio práctico, en el que los niños/as saben que tienen que fijarse en las claves o pistas para averiguar las inferencias que están escondidas entre líneas. Se les facilita sólo la columna de AFIRMACIÓN y la de PREGUNTA, y ellos van rellenando las otras dos:




     Podemos encontrar inferencias en muchos tipos de textos, especialmente en las poesías, en las adivinanzas, en los problemas de matemáticas, y en los cuentos: pensad, por ejemplo en la bruja de Hansel y Gretel, que no supo darse cuenta del engaño de unos niños, ¿será porque no veía bien?, ¿o porque los niños eran más listos que ella?, ¿para qué le hace creer la niña que no sabe encender el fuego?... Y Caperucita, si iba sola a casa de su abuelita, ¿se sabía bien los  posibles caminos para llegar?, ¿cómo no se dió cuenta de que el lobo le estaba indicando un camino más largo?...o...¿cuáles son las pistas por las que Caperucita se va dando cuenta de que la abuelita, en realidad, es el lobo?...

     A mis alumnos y alumnas, les digo que vamos a jugar a ser detectives y que tenemos que buscar las pistas. Así trabajo, por ejemplo los problemas de matemáticas, o las adivinanzas. Pero siempre hay que dejarlos a ellos que busquen y piensen. Nunca desvelarles nuestras propias inferencias. A veces, incluso, nos sorprenderán con sus explicaciones.

5 comentarios:

  1. Muchas gracias por compartir la información.

    ResponderEliminar
  2. Me encanta!!! Gracias por la información

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, por comentar. Yo te sigo desde hace mucho tiempo, y utilizo a menudo los recursos de tu página. Mil gracias por todo.

      Un saludo especial.

      Eliminar
  3. Gracias por tan interesante material este año hubo cambio del programa de Español en Costa Rica para el I ciclo de la Educación Primaria y este tema no se encuentra en ninguna parte, por lo que este material es sumamente valioso

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...