lunes, 21 de marzo de 2011

Día Mundial de la Poesía




Educar es lo mismo
que ponerle un motor a una barca.

Hay que medir, pesar, equilibrar....
y poner todo en marcha.

Pero para eso
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino, un poco de pirata,
un poco de poeta,
y un kilo y medio de paciencia concentrada.

Pero es consolador soñar, mientras uno trabaja,
que ese barco -ese niño-
irá muy lejos por el agua.

Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes,
hasta islas lejanas.

                                     GABRIEL CELAYA

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...