viernes, 18 de marzo de 2011

El cofre frenético: estrategia de fluidez



Hoy he traído mi cofre frenético...



Mirad lo que hay dentro....



¿Queréis saber lo que vamos a hacer...?


Vamos a hacer un juego de fluidez lectora. El cofre frenético está lleno de tarjetas con trabalenguas. Tendremos que leerlas correctamente. Pero eso requiere un poco de entrenamiento...

ACTIVIDAD DE CALENTAMIENTO:

     Escribimos en la pizarra unas cuantas sílabas dificultosas, por ejemplo, sílabas trabadas, grupos consonánticos....
     Debajo, separadas por una línea horizontal, frases también complicadas. Por ejemplo:

tra      tre        tre        tro         tru
dra     dre       dri        dro        dru
pla      ple       pli         plo        plu
trans             cons               ins    
...............................................................

La flauta de Pedro está estropeada y Francisco se la arreglará.

El dromedario trae piedras entre sus dos jorobas.

Beatriz toca el claxon de la furgoneta.

     También podemos hacerlo con una lista de palabras difíciles de leer.

REALIZACIÓN DE LA ACTIVIDAD DE CALENTAMIENTO:

     Los niños y las niñas leerán a la vez las sílabas sueltas, exagerando la articulación de cada una, abriendo bastante la boca y marcando mucho las vocales cerradas y las abiertas.

     Después leerán las oraciones también todos a la vez, pero lo harán poniéndose un lápiz entre los labios. El lápiz no se puede caer, tienen que sujetarlo con las comisuras y los labios mientras leen. Esto crea una dificultad que luego hace que la lectura sin el lápiz sea más liviana, como que no pesa, que no cuesta trabajo.

     A continuación, leerán en coro de nuevo las frases sin el lápiz en la boca.

     No importa que durante la lectura coral cada uno vaya a su ritmo. Lo que nos importa es la práctica articulatoria, no que lean todos a la vez. (Además, nunca he sido partidaria de las lecturas corales de textos.)


LECTURA DE TRABALENGUAS: EL CONCURSO

     Cada niño/a coge una tarjeta del cofre frenético y la pone boca abajo en su mesa. Cuando todos tengan su tarjeta, empezarán a leer, de uno en uno, su trabalenguas. Durante el proceso de decodificación, no se les corregirá si se equivocan.

     Si queremos hacerlo como un concurso, tendremos preparada una lista de los participantes para anotar los puntos que van sacando. A los que no hayan tenido ningún fallo en la primera ronda, se les anotará un punto, cogerán otra tarjeta y repetirán el juego con nuevas tarjetas. Así, hasta que haya un único ganador.Los concursos les encantan, y así habremos realizado una práctica de fluidez muy motivadora y nada aburrida.

     Estas tarjetas las imprimí de Actiludis. Son de Isidro Burgos, y hay más de cien. Luego, las plastifiqué, ya que servirán para otras ocasiones. Os dejo el enlace:  Trabalenguas de Actiludis

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...